El precandidato presidencial republicano Donald Trump rechazó el dictamen de un juez que lo investiga por fraude en la Universidad Trump por considerarlo “odiador” y especuló que su decisión judicial de revelar documentos que lo perjudican tiene que ver con que el magistrado “resulta ser de origen mexicano”.

El juez Gonzalo Curiel ordenó el viernes pasado que se publiquen los documentos internos de la universidad en el marco de dos demandas colectivas contra la institución que engañó a miles de personas que pagaron hasta 35.000 dólares por seminarios sobre estrategias de inversión de bienes raíces, informó la CNN.

Frente a esto, Trump dijo en San Diego que Curiel “no juega limpio y actúa por resentimiento racial. Debería darle vergüenza”, y agregó que el juez “es un odiador de Donald Trump, un odiador”.

“Estamos frente a un juez muy hostil, un juez designado por Barack Obama”, manifestó el multimillonario, agregando que creía que “era mexicano”, a pesar de que el magistrado es nacido en Estados Unidos.

El juez, por su parte, alegó que la candidatura de Trump a la presidencia convierte el contenido del caso en interés público y acusa al aspirante de “poner en duda la integridad de los Tribunales”.

Según el diario El País, los documentos deberán hacerse públicos antes del 2 de junio. “Creo que el juez debería estar avergonzado de sí mismo”, dijo el magnate. “Lo que ocurre con el juez es que resulta ser, eso creemos, mexicano. Lo cual es maravilloso. ¿Saben qué? Creo que los mexicanos van a acabar enamorándose de Trump cuando yo dé trabajo”, polemizó nuevamente.

De acuerdo a la cadena CNN, desde 2005 a 2010, alrededor de 10.000 estudiantes se inscribieron en clases de la Universidad, que prometía el éxito en el sector inmobiliario, ofreciendo cursos y seminarios basados en los principios del hombre de negocios.

La historia, que salió a la luz tras una investigación del diario The Washington Post, se convirtió en un foco en la campaña.

Los abogados de Trump argumentaron, por su parte, que la información no debía ser revelada porque se trataba secretos comerciales. Sin embargo, en un fallo emitido el viernes, el juez de distrito Curiel dijo que hay interés público ahora en este caso, con demandas en California y en Nueva York.

Trump “se convirtió en el principal candidato republicano en la carrera presidencial de 2016 y puso la integridad de los procedimientos judiciales como un tema”, escribió Curiel, un estadounidense nacido en Indiana, graduado en la Universidad de ese estado en 1979 y nombrado en 2011 por Barack Obama para ocupar su cargo actual en el Distrito Sur de California.

En su raid de frases polémicas y xenófobas, el domingo el republicano dijo, en una tradicional concentración de motoqueros de Washington que homenajea a los veteranos de guerras, que en Estados Unidos los inmigrantes “ilegales” son tratados mejor que los ex combatientes.

“Tenemos que cuidar a nuestros veteranos y en muchos casos los inmigrantes ilegales están recibiendo mejores cuidados en este país que los veteranos y eso no va a pasar conmigo”, aseguró Trump.

El magnate neoyorquino, que ya tiene el número necesario de delegados para ser nombrado candidato presidencial del Partido Republicano en julio, siguió por los mismos derroteros por los que transitan sus discursos y prometió “destrozar” al Estado Islámico (EI) si llega a la Casa Blanca.

Asimismo, aseguró que se encargará de que las Fuerzas Armadas “sean más y más grandes, y mejores, y más fuertes que nunca antes”.

Trump, virtual candidato republicano a la presidencia, ha provocado fuertes críticas durante su campaña electoral con propuestas radicales como la construcción de un muro en la frontera con México para impedir la inmigración ilegal o un veto temporal a la entrada de musulmanes en Estados Unidos.
fuente telam