Se trata de Pedro Barrientos, se lo juzgará el 17 de Junio en Florida, por la “Detención Arbitraria, tortura brutal y ejecución extrajudicial” del cantautor transandino en el Estadio Nacional en 1973.

El ex militar se enfrentará así a un juicio civil en el que la viuda e hijas de Jara piden una compensación económica por los daños emocionales que sufrieron por la muerte del cantante.

Se lo juzgará en Florida, Estados Unidos, adonde se mudó en 1989, actualmente reside y además cuenta con la nacionalidad estadounidense.

En el momento del asesinato de Jara, Barrientos prestaba servicio en el regimiento Tejas Verdes, posterior cuna de la DINA (Dirección de Inteligencia Nacional), y estaba en Santiago, donde apoyó el levantamiento militar y el derrocamiento del gobierno del presidente Salvador Allende (1970-1973).

El caso está abierto en la corte federal del distrito medio de Florida, con sede en Jacksonville, desde 2013, cuando el Centro de Justicia y Responsabilidad (CJA) interpuso una demanda.

En esa demanda, el CJA sitúa a Barrientos a cargo de “la vigilancia de la detención de civiles” en el estadio nacional de Chile, convertido en un centro de detención y tortura al comienzo de la dictadura del general Augusto Pinochet (1973-1990).

Según la demanda, Barrientos fue el encargado de supervisar la detención de Jara en los vestuarios del estadio.

“Los soldados bajo la dirección de Barrientos vendaron los ojos, esposaron, interrogaron, golpearon brutalmente y torturaron a Jara. El lugarteniente Barrientos ordenó a sus soldados que lo golpearan y torturaran para castigarlo por sus creencias políticas y su apoyo al presidente Allende”, describe la demanda.

Después de las torturas, Barrientos puso a Jara “una pistola detrás de la cabeza” y jugó a la “ruleta rusa” con su pistola, colocando varias balas de forma aleatoria en el tambor del revolver.

“Durante este ‘juego’, Barrientos disparó a Víctor Jara en la parte de atrás de la cabeza. Después ordenó a otros cinco reclutas bajo su mando que le dispararan repetidamente”, revive la demanda, que asegura que el ex militar supervisó el traslado fuera del estadio del cuerpo de Jara, que fue hallado en un barrio popular aledaño a un cementerio junto a otros ejecutados no identificados.

Víctor Jara había sido detenido junto a profesores y alumnos de la Universidad Técnica del Estado (UTE), donde era docente, y conducido al estadio nacional de Chile, donde fue torturado y acribillado con 44 balazos el 16 de septiembre de 1973, cinco días después del golpe del general Augusto Pinochet.

El gobierno de Chile presentó una acusación formal contra Barrientos en diciembre de 2012 junto a otros siete ex oficiales por distintos grados de responsabilidad en la muerte de Víctor Jara, por lo que se abrió una solicitud de extradición y se dictó una orden de captura internacional.

Bajo la dictadura de Pinochet, según cifras oficiales, unas 3.200 personas murieron a manos de agentes del Estado, de las cuales 1.192 figuran aún como desaparecidos, y más de 33.000 como secuestrados, torturados y encarcelados por causas políticas.
fuente:Télam