Los tratamientos con ingredientes naturales se han convertido en una de las opciones favoritas para cuidar y renovar la apariencia de la piel.

A pesar que el catálogo de productos cosméticos es muy amplio, miles de mujeres están optando por emplear las antiguas soluciones caseras porque consideran que son muy efectivas y más económicas.

Estas mascarillas tienen increíbles propiedades para mejorar el aspecto del rostro sin necesidad de exponerlo a los químicos de las cremas y lociones comerciales.

De hecho, algunas son más eficaces porque cuentan con principios activos que otorgan varios beneficios con una misma receta.

Este es el caso del tratamiento facial que queremos compartir a continuación, el cual combina las propiedades de la clara de huevo y la cáscara de naranja para brindar múltiples efectos.

La combinación de clara de huevo con cáscara de naranja nos da como resultado un producto lleno de antioxidantes que promueve la reparación de la piel para conservarla joven.

Su significativo aporte de proteínas y sustancias hidratantes incrementa la producción de colágeno para reafirmar y tonificar el cutis.

La clara de huevo y sus beneficios

clara-de-huevo

El huevo contiene una sustancia llamada luteína, que tiene el beneficio de retener la humedad natural de la piel mientras le brinda elasticidad.

Aporta vitaminas A, B y D cuya acción disminuye los efectos de los radicales libres para prevenir los signos de la edad.

Por si fuera poco, disminuye el tamaño de los poros y reduce la presencia de puntos negros, acné y otras imperfecciones.

Los beneficios de la cáscara de naranja

cascara-de-naranja

En los últimos años muchas personas han podido comprobar que la cáscara de naranja no es un desecho para arrojar a la basura.

Esa piel que en más de una ocasión hemos subestimado está llena de vitaminas C y E, dos poderosos antioxidantesque erradican los radicales libres y el daño oxidativo.

El ácido cítrico participa en la producción de colágeno y regula el pH natural para controlar la producción de sebo.

También contiene calcio, un mineral que al ser aplicado asiste la actividad celular para mantener la buena calidad de la piel.

Cuenta con un poder exfoliante y astringente que resulta útil para disminuir las manchas, el exceso de piel muerta y los comedones de acné.

Debemos recordar que los cítricos pueden sensibilizar la piel ante los rayos del sol, por lo que reservaremos esta mascarilla de clara de huevo y naranja para la noche.

Cómo preparar un tratamiento facial con clara de huevo y cáscara de naranja

Este tratamiento facial de clara de huevo y cáscara de naranja está recomendado para las pieles cansadas y con signos de flacidez.

Sus principios activos la refrescan de forma inmediata y permiten que el proceso de oxigenación se dé sin problemas para una renovación completa.

Puede utilizarse como método de desintoxicación cutáneo, pero también como exfoliante y astringente natural.

Ingredientes
1 clara de huevo
1 cucharada de cáscara de naranja (10 g)
1 paño limpio
Agua helada (la necesaria)

Preparación
Coloca a secar una cáscara de naranja al sol y tritúrala con un molinillo para convertirla en polvo.
Cuando esté lista, bate la clara de huevo y mézclala con el polvillo de la cáscara.
Asegúrate de que quede bien integrado y procede a aplicarlo.

Modo de aplicación
-Procede a limpiar el rostro para quitarle la suciedad superficial y todo rastro de maquillaje.

-Una vez limpio, extiende el producto por todas las áreas, a excepción del contorno de los ojos y los labios.
Déjalo actuar durante 15 minutos y date un masaje.

-Humedece la piel con agua tibia y realiza movimientos circulares con las yemas de los dedos.

-A continuación, sumerge el paño en el agua helada y aplícalo sobre el rostro.

-Presiona un poco y mantenlo en contacto con la piel durante un minuto.

-Repite este paso tres veces y enjuaga.

-Sécate bien y siente tu rostro fresco y rejuvenecido.

*Úsala una vez a la semana.

La mayoría de beneficios de este tratamiento se consiguen luego de varias aplicaciones. No obstante, vale la pena incorporarla en la rutina de belleza para comprobar que es muy saludable para la piel.