Tres herramientas gratuitas que te van a ayudar muchísimo a medir y monitorizar la calidad de servicio que te está ofreciendo tu proveedor de alojamiento web y detectar posibles problemas en la optimización de tu web.

Una característica atractiva de estas herramientas es que son muy sencillas de utilizar y que valen para cualquier sitio web, ya que lo único que requieren es indicar la URL del sitio web en cuestión. No es necesario instalar ni código de JavaScript, ni plugins de WordPress, ni nada parecido.

Medir cuánto tráfico aguanta tu hosting con Loadimpact

Loadimpact, permite medir la carga de usuarios simultáneos que puede soportar tu alojamiento web.

Una vez que estás en su web puede realizar un test gratuito sobre la marcha o registrarte lo que te permitirá ejecutar gratis unos 2-3 pruebas por mes según la complejidad de las configuración del banco de pruebas en cuestión, más que suficiente para la enorme mayoría de nosotros.

Esta herramienta es muy útil para detectar si tu proveedor de alojamiento está racaneando con los recursos (cosa frecuente) y te está poniendo un servidor que no aguanta tráfico, un servidor que con 10 o menos usuarios simultáneos ya se viene abajo, lo cual quiere decir que no sería capaz ni de aguantar un pico que produce un tweet de una cuenta un poco potente.

El otro escenario típico, igual de frecuente o incluso más, son los sitios web mal optimizados (la enorme mayoría de los blogs basados en WordPress.org, por ejemplo, que no usan ni siquiera un buen plugin de caché) y que, por tanto, a pesar de contar con un buen hosting, se vienen abajo enseguida (con unas pocas decenas de usuarios simultáneos). Esta situación también se puede detectar bastante bien con las pruebas de esta herramienta.

Algunas características de la herramienta Loadimpact:

Es realmente rápido y fácil de usar. Una prueba básica se configura indicando el número máximo de usuarios al que llegar en la prueba de stress y una duración de la pruebas. Así, por ejemplo, una prueba con 100 usuarios simultáneos y 10 minutos de duración irían aumentando progresivamente los usuarios concurrentes hasta alcanzar los 100 usuarios al cabo de los 10 minutos.

Los resultados se pueden visualizar como gráficos muy intuitivos, fáciles de entender para cualquier persona y que reflejan muy bien el comportamiento del servidor (ver capturas anteriores). Se ve muy bien cómo varía (o no) el tiempo de respuesta de las páginas conforme va aumentando el número de usuarios y dónde se encuentra aproximadamente el punto de colapso del servidor.

Se pueden configurar a gusto personal diferentes servidores en diferentes países para implementar la prueba y ver los resultados según los países.

Permite crear patrones personalizados de navegación (“escenarios”) que consisten en grabar la forma de cómo navega un usuario en el sitio web en cuestión y luego reproducir este patrón con sus servidores simulando al comportamiento real del usuario.

Se pueden guardar configuraciones de las pruebas y sus resultados para consultarlos posteriormente.

Monitorizar los tiempos de respuesta y la disponibilidad de tu alojamiento web con Pingdom

Éste es otro servicio tan simple como útil para apretarle las tuercas al servidor de tu alojamiento web.

captura-tiempo-respuesta-pingdom-c2cero

Pingdom es una herramienta de monitorización se puede usar para estas dos cosas:

– Para monitorizar la disponibilidad del blog (si hay caídas y durante cuánto tiempo)
– Para monitorizar los tiempos de respuesta del blog (para detectar que empieza si empieza a ir más lento de lo normal en un momento determinado)

La principal diferencia con la herramienta anterior está en el enfoque. Aunque Loadimpact mide también tiempos de respuesta, su principal objetivo es hacer una prueba de stress concreta durante un tiempo determinado y un número determinado de usuarios para ver cuánta carga aguanta el sitio como máximo.

Pingdom no pretende eso, Pingdom vigila durante las 24h la salud de tu sitio web y en caso de problemas, envía alertas por correo electrónico o SMS avisándote de estos problemas, además de un informe periódico con estos datos.

Esta información es muy útil no solamente para ti, sino también para “espabilar” al proveedor de hosting en el caso de problemas puesto que si detectas problemas con tu sitio web, con los datos de esta herramienta en la mano, al proveedor de turno le será bastante más complicado despacharte con excusas baratas del tipo “aquí va todo bien, el problema está en su conexión a Internet”.

Con Web Page Test puedes ver en detalle los cuellos de botella en los tiempos de respuesta de tu alojamiento web

Web Page Test es una herramienta muy potente y completa que analiza la carga una página web proporcionando un desglose extremadamente detallado de los proceso de carga con una información que es muy valiosa, por ejemplo, para depurar un sitio web detectando cuellos de botella que ralentizan la velocidad del sitio y problemas técnicos que están impactando negativamente el proceso de carga. En este caso no tanto a nivel del alojamiento web (prestaciones del servidor en sí), sino a nivel de la propia web (que esté correctamente implementada).

Para esto hay que saber que la carga de una página se descompone en muchas pequeñas cargas parciales: el texto de la página, las imágenes, diversas hojas CSS, etc. Una página web un poco compleja, como las de este blog, por ejemplo, se puede dividir fácilmente en más de 100 cargas parciales de este tipo.

Por tanto, es muy interesante saber, dentro del tiempo total de carga total de una página, en cuáles de estos componentes se va el tiempo principalmente. Podríamos descubrir, por ejemplo, que el tiempo global de la página es malo porque se disparan los tiempos de carga de las imágenes por usar imágenes muy grandes y sin optimizar a pesar de que el resto de los componentes se carga muy rápido. Otro problema típico son enlaces rotos o enlaces a sitios terceros (por ejemplo, los widgets de redes sociales como Twitter o Facebook) que tardan demasiado en responder.

Web Page Test llama esto la “cascada” y lo visualiza como un gráfico con todas las peticiones HTTP (intentos de cargar el contenido de una URL) en el que se desglosan todas peticiones con el tiempo respectivo que consume cada una (ver captura). Así, las peticiones HTTP que hacen de cuello de botella saltan rápidamente a la vista.

Además, identifica aquellos puntos que considera problemáticas y haciendo clic en cada uno de ellos de proporciona la información detallada sobre cada uno.

El problema con esta herramienta es que, a diferencia de las anteriores, no te resultará tan fácil de entender si no cuentas ya con ciertos conocimientos técnicos sobre tecnología web puesto que sus datos son muy técnicos.

Ejecuta esta herramienta varias seguidas para evaluar la página en cuestión ya que, con un desglose tan fino es normal que se den falsos positivos (problemas que en realidad no lo son, sino una simple incidencia puntual en el proceso de carga de la página).