tips-para-la-exfoliacion-de-la-piel

Los cuidados de belleza suele darnos dolores de cabeza, y muchas veces tienen alto costos, así que mejor que ahorrarte un poco de dinero en ellos y que a su vez sean eficaces, con productos que ya tenemos en casa podemos hacer maravillas.

La exfoliación es algo importante para nuestra piel, la limpia arrastrando la piel muerta y la suciedad para renovar nuestra piel.

Si eres joven debes evitar exfoliantes a base de retinol (vitamina A) o ácidos frutales (denominados alfa-hidroxiácidos) porque ejercen una acción demasiado activa y podrían llegar a dañar tu piel.

Si tienes la piel grasa debes exfoliar tu cara mínimo una vez al día, si la tienes seca cada quince días.

Para saber si la exfoliación es excesiva, es si aparece una zona rojiza sobre la fina piel que cubre la parte superior de la mejilla. Si sucede esto, interrumpe la exfoliación, si piensas que has frotado demasiado fuerte rebájalo, y si piensas que es por los productos deja de utilizarlos.

Exfoliante casero ( para una aplicación)

– Un puñado de avena

– 3 cucharadas de Azucar

– Medio limón (si tienes la piel grasa) o agua (para piel normal o seca)

*cepillo de dientes

En una batidora introduce primero un puñado de avena, tres cucharadas de azúcar y tritúralo, al mezclar la avena y el azúcar proporcionarás una limpieza profunda pero suave que no va a dañar nuestra piel. Ahora exprime medio limón en la mezcla, el limón es un astringente que limpia y purifica la piel, si lo usas aplicalo por la noche y usar un protector solar al día siguiente. Debes de mezclar todo bien para que quede una pasta uniforme.

Con la cara limpia, y húmeda aplícalo con la mano, que también debe de estar limpia, formando círculos hacia fuera. Después retíralo con agua.

*También puedes usar tu cepillo de dientes para exfoliar con más profundidad.

*Si quieres tenerlo ya preparado tritura sólo la avena y el azúcar y añade limón o agua, según tu piel, cuando te lo vayas a aplicar.

Exfoliante de azúcar para la piel

¿En qué casa no hay azúcar? Puede que hasta la estés dejando de usar para probar alternativas más saludables en tus infusiones, por ejemplo. Entonces, aprovecha el azúcar refinado para hacer una mascarilla casera. Simplemente tienes que mezclar:

– 7 cucharadas de azúcar.
– 5 cucharadas de aceite (otro elemento que no puede ni debe faltar en una casa).
Te recomendamos utilizar aceite de almendras o especial para bebés pero, si no tienes, puedes usar el de oliva o hasta el de maíz.

Te quedará una mezcla granulada y espesa, con la cual debes realizar masajes circulares por la piel, previamente lavada con agua tibia. No solo sirve para el rostro, sino también para el cuerpo. Frota de manera homogénea y luego báñate con agua caliente.

Al salir de la ducha, usa cualquier crema humectante que tengas, o bien aplica un algodón embebido en leche. Se trata de una exfoliación algo fuerte, por lo tanto, no se aconseja realizarla más de dos veces al mes. No está recomendada en personas con pieles demasiado sensibles.

Después es conveniente usar un tónico o una crema hidratante.