Unicef denunció que el 60% de los 31.500 civiles que abandonaron sus hogares en el sector este de Alepo en los últimos días a causa de la ofensiva militar del gobierno son niños.

“Según la estimación de la organización unos 19.000 de los 31.500 civiles que han huido de Alepo oriental en los últimos días son niños”, afirmó el portavoz de Unicef, Christoph Boulierac, en rueda de prensa en Ginebra.

El personal de Unicef en la ciudad ha podido hablar con algunos de los niños desplazados que les han transmitido el horror de lo vivido en los últimos años bajo sitio de las fuerzas gubernamentales.

Alepo está dividida en dos zonas desde 2012, la oriental, controlada por los rebeldes de la oposición armada vinculada a Occidente y por milicianos del grupo yihadistas Al Nusra, y la occidental, bajo dominio del gobierno del presidente Bashar al Assad.

Luego de sitiar la parte rebelde, en julio pasado, Siria y Rusia lanzaron una ofensiva para recuperar toda la ciudad en septiembre pasado, y en la última semana el Ejército sirio irrumpió por primera vez en el sector controlado por los rebeldes, tomó el 40% del territorio y lo partió en dos.

La ofensiva, que ya dejó unos 300 muertos desde el 15 de noviembre, según activistas, desató el éxodo de decenas de miles de las 250.000 personas que se estima viven en el este de Alepo, que es la segunda mayor ciudad de Siria.