58415f5d14c61_645x362

El presidente electo de EE.UU., Donald Trump, confirmó el nombramiento del general retirado James Mattis, ex jefe de operaciones en Oriente Medio, como nuevo secretario de Defensa.

Mattis, apodado “Perro Loco”, es considerado un militar de mano dura, fue uno de los primeros en poner el pie en Afganistán tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, y estuvo al mando de una de las divisiones que invadió Irak en la primavera de 2003.

“Vamos a nombrar a ‘Perro Loco’ Mattis como nuestro secretario de Defensa, pero no lo anunciaremos hasta el lunes así que no se lo digas a nadie. ‘Perro Loco’, es genial, él es genial”, dijo Trump en su primer mitin tras la victoria electoral del pasado 8 de noviembre.

Durante el mandato del presidente Barack Obama, Mattis se convirtió en el jefe del Mando Central, encargado de las operaciones en Oriente Medio, en reemplazo del general David Petraeus, quien fue nombrado jefe de la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

Mattis, sin embargo, abandonó ese puesto en 2013, meses antes de lo que estaba previsto, por lo que se especuló que fue forzado a retirarse por tensiones con la Administración Obama.

No obstante, Mattis es considerado como un militar ortodoxo, disciplinado y menos radical y político que el elegido por Trump como Asesor de Seguridad Nacional, el también general retirado Michael Flynn.

Ambos están obligados a entenderse y a aconsejar a Trump sobre los asuntos de seguridad nacional más urgentes que heredará de Obama, como el conflicto sirio o la influencia del Estado Islámico (EI) en esa guerra civil, en Irak y en el norte de África.