AFP PHOTO / JOSH EDELSON (Photo credit should read JOSH EDELSON/AFP/Getty Images)

Uno de los peores incendios en la historia reciente de Estados Unidos avanza por Napa, la región del vino de California, y deja a su paso una gran destrucción.

Al menos 21 personas perdieron la vida, más de 150 están desparecidas y unas 2.000 propiedades han sido destruidas, según recuentos preliminares de las autoridades.

Más de 30.000 residentes fueron evacuados y unas 30.000 hectáreas de terreno quedaron arrasadas por las llamas.

De acuerdo con los reportes de los bomberos, cuatro empresas vinícolas quedaron destruidas y hay más de 91.000 casas y negocios sin electricidad.

Desaparecidos

El jefe de bomberos de California, Ken Pimlott, aseguró que sus oficiales estaban tratando de localizar a los desaparecidos, pero temía que el número de muertos pudiera aumentar.

“Tenemos muchas esperanzas de que estén con su familia o amigos o hayan abandonado la ciudad para escapar y por eso no hemos podido contactarlos”, dijo.

El condado de Sonoma, en el norte de San Francisco, se lleva hasta ahora el peor saldo de la devastación: 11 de las muertes tuvieron lugar allí y en ciudades como Santa Rosa están destruidos distritos completos.

En el vecino condado de Napa, las víctimas mortales incluyeron a Charles Rippey, un hombre de 100 años de edad, y a su esposa Sarah, de 98, según informó la policía.

“Todo parece una infernal zona de guerra. Parecía que alguien había bombardeado estos barrios”, declaró la supervisora ​​del condado de Sonoma, Shirlee Zane, quien examinó el daño en la región desde un helicóptero.

Lucha contrarreloj

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, emitió una declaración de desastre para California, lo que provee recursos federales para los gobiernos locales que necesitan ayuda urgente.

El gobernador de California, Jerry Brown, declaró también el estado de emergencia para la zona.

“Estos incendios han destruido estructuras y continúan amenazando miles de casas, haciendo necesaria la evacuación de miles de residentes”, se lee en la declaración del gobernador.

Todavía no se sabe cómo empezaron los incendios el domingo por la noche. Según los expertos, el fuego avanzó a gran velocidad por la combinación de fuertes vientos, con baja humedad y un tiempo seco y caluroso.

Decenas de trabajadores de los viñedos tuvieron que ser evacuados por vía aérea.

El Servicio Nacional del Tiempo emitió una alerta para la zona de San Francisco, donde el humo comenzó a llegar este miércoles.

El peor incendio en la historia reciente de California tuvo lugar en el condado de San Diego en 2003 y destruyó más de 2.800 hogares.