La autoridad de transporte de Londres anunció este viernes que no renovará la licencia de Uber, pues dice, la compañía no es “apta y adecuada” para operar apropiadamente en la ciudad.

Transporte de Londres citó el enfoque de la compañía para reportar serios delitos criminales y el uso de software que impedía que los reguladores y la policía supervisaran la aplicación.

El alcalde de Londres, Sadiq Khan dijo que “apoya completamente” la decisión de no renovar la licencia cuando expire el 30 de septiembre.

“Todas las compañías en Londres deben regirse por las reglas y adherirse a los altos estándares que esperamos, particularmente cuando se trata de seguridad para los clientes”, dijo Khan en un comunicado. “Ofrecer un servicio innovador no debe ser a expensas de la confianza y seguridad de los clientes”.

Uber dijo en un comunicado que podría “cambiar inmediatamente su decisión en las cortes”. Esta puede seguir operando mientras apela la decisión en la corte.

“La autoridad de transporte Londres y el alcalde han cedido a un pequeño número de personas que quieren restringir las opciones de los clientes”, dijo Uber. “Si esta decisión continúa, dejará a más de 40.000 conductores con licencia sin trabajo y se privará a los londinenses de una forma de transporte conveniente y accesible”.

Unos 3,5 millones de londinenses han usado Uber.

Los conductores de los tradicionales taxis negros (Black Cab) de Londres han sido unos de los más arduos oponentes a Uber y han hecho campañas para convencer a los políticos y residentes para evitar la firma estadounidense.

Uber ha provocado muchas controversias en las principales ciudades del mundo sobre la seguridad de los pasajeros, verificación de antecedentes y pago a los conductores.

Uber opera en cerca de 700 ciudades en todo el mundo.