Un ataque del grupo islamista radical Estado Islámico (EI) contra posiciones del Ejército sirio en la provincia central de Hama dejó al menos 67 muertos, entre ellos 15 civiles, informó el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos.

La ONG agregó, en un comunicado desde su sede en Londres, que entre los civiles fallecidos había cuatro mujeres y cinco niños, y que se produjeron 27 bajas en las filas gubernamentales, mientras que diez cadáveres no han sido de momento identificados.

Anteriormente, la organización que cuenta con una red de informantes in situ informó de que 15 yihadistas perdieron la vida en el ataque, en el que el EI conquistó posiciones de sus oponentes en las zonas de Al Mabuya y Aqareb al Safia, en el noreste de Hama.

La ofensiva de los radicales comenzó al amanecer contra esas dos poblaciones, situadas a 15 kilómetros de la ciudad de Al Salamiya.

La agencia de noticias Amaq, vinculada al EI, anunció en un mensaje en Telegram que los rebeldes se hicieron con el control de varias localidades de mayoría alauíta, secta derivada del chiísmo que profesa el presidente sirio, Bashar al Assad, esta información, no obstante, no fue confirmada por ninguna otra fuente.

Previamente, la agencia de noticias oficial siria, SANA, había asegurado que unidades del Ejército, respaldadas por las Fuerzas de Defensa Nacional (milicias progubernamentales), repelieron un ataque del EI.